¿Porqué acudir a una terapia de pareja?

¿Cómo podemos saber cuándo llega el momento de acudir a una terapia de pareja? No se trata de una decisión fácil, pero, en ocasiones, los conflictos en el seno de una relación se vuelven continuos, recurrentes, insuperables. Y, ¿qué hacemos en estos casos?

Cuando la convivencia se vuelve insostenible, es recomendable ponerse en manos de profesionales. Ellos pueden mostrarnos otras perspectivas, guía para afrontar las adversidades surgidas y las herramientas necesarias para hacerlo.

 

Terapia de pareja: ¿cuándo debemos acudir?

Algunos de los problemas que pueden ser solucionados son:

– Fallos de comunicación. Muchos de los problemas de pareja se basan en ello. Las sesiones de la terapia nos sirven para introducir nuevas dinámicas en la relación, favoreciendo que se produzcan, quizás por primera vez, los primeros intercambios de impresiones que son verdaderamente relevantes para la misma.

acudir a terapia pareja plp

– Una crisis puntual. A veces los problemas en la pareja surgen a partir de un suceso concreto, como puede ser un despido o el fallecimiento de un ser querido. En estos casos la terapia puede ser muy útil para que la experiencia dolorosa no afecte en el ámbito privado de la relación.

– Indecisión respecto a los planes de futuro. Una relación no solo se percibe en el presente, sino también en el futuro. A veces nos surgen discrepancias en el modo de ver el futuro juntos, y puede ser muy útil encontrar un espacio en el que ambas partes puedan expresar sus expectativas, estableciendo el contexto adecuado para establecer una conversación honesta de la mano de un profesional.

– Problemas en las relaciones íntimas. Este punto va más allá de la mera sexualidad, y abarca también el modo en el que la pareja expresa su afectividad.

Un psicólogo de pareja es capaz de mediar y animar a ambas partes a trabajar los problemas con honestidad.

¿Has experimentado alguno de estos problemas? Si es así, te animamos a comentárnoslo.