Enamoramiento sería una especie de obsesión positiva mediante la cual, la persona que lo experimenta no deja de pensar o piensa muy frecuentemente en otra.

Dependencia extrema

Cuando hay un enganche afectivo indeseado, generalmente lo corregimos a partir de dos sesiones de tratamiento para este fin.

El desenamoramiento sería el estado opuesto. La persona que se desenamora de su pareja lo hace por factores como la monotonía en las actividades comunes, falta de éstas, falta de comunicación, surgimiento de interés por otra persona, estados alterados del bienestar como exceso de ansiedad y estrés, depresión y estados de apatía y de aburrimiento, estar sometidos a situaciones que generen miedo, tener algún tipo de adicción a alcohol y/o drogas,…, esto puede llevar a discusiones, peleas, falta de relación y desinterés sexual por la pareja, e incluso rechazo hacia la misma por estados de tensión mantenidos en las que interviene dicha pareja.

En estos casos, cuando se da el desenamoramiento en una pareja que se quiere y desea mantener su relación, primero procedemos a corregir los problemas personales que tiene cada uno, después los que tienen respecto del otro y por último, les enseñamos a sentir nuevamente el enamoramiento, es decir los reenamoramos (el reenamoramiento se consigue en un plazo aproximado de dos semanas desde que se enseña la técnica del Método PLP® para obtenerlo),  y la pareja llega a sentirse casi como en los primeros tiempos, con el añadido de la madurez y la experiencia aquilatadas por sí mismos a través de los años,  y por nuestras enseñanzas. 

Y si alguno de los dos no quiere seguir, ayudamos a que sea bien llevada la separación por ambas partes, sin sufrimiento y con buenas maneras.  Consúltanos tu caso.

Opiniones del Tratamiento para el Enganche Afectivo

Enganche afectivo

Rated 5 out of 5

Mi nombre es Isabel y tengo 28 años. Conocía al psicólogo José Manuel Aguilar, pero nunca había iniciado tratamiento alguno hasta que en abril de 2010 acudí a él desesperada y realmente desorientada por un problema que no tenía la menor idea de manejar. Por entonces, vivía una relación sentimental bastante complicada a la que quería poner fin no obstante no sabía cómo. Esa relación me absorbió por completo, dejé de ser yo misma, sufría constantemente chantajes emocionales y sentía un importante enganche afectivo Comencé el tratamiento a través de consultas telefónicas en abril de 2010 y duró aproximadamente tres meses. Pensé que sería muy difícil recuperarme de aquello, sin embargo, a las pocas sesiones empecé a sentirme muchísimo mejor, segura, confiada y con nuevas ilusiones y metas por conseguir. Actualmente (enero 2.011) estoy en alta supervisada y estoy muy contenta del tratamiento recibido en PLP Psicólogos, además de muy satisfecha por haber dado ese primer paso. Hoy me encuentro feliz, tranquila y segura de mí misma de nuevo.
Gracias a PLP Psicólogos y especialmente gracias a su director, José Manuel, porque me ha proporcionado las claves para volver a sonreír

Isabel
Ir arriba