Los Trastornos sexuales por lo general son debidos a creencias erróneas, presunciones respecto al sexo poco realistas (por desinformación, educación sexual ausente o errónea, ausencia de modelos correctos, etc.) que llevan a un aprendizaje sexual incorrecto, a comportamientos disfuncionales, actitudes y expectativas falsas y poco realistas que van a resultar en exceso perjudicial, expresándose a modo de temores, miedos, preocupaciones, ansiedad que en última instancia serán los que juegan un papel fundamental en los Trastornos Sexuales: la eyaculación precoz, anorgasmia, dificultades de erección o impotencia, problemas de excitación, dolor coital y la falta de deseo.

La sexualidad es una parte normal de la experiencia humana. Sin embargo, los tipos de comportamiento sexual y las actitudes acerca de la sexualidad que se consideran normales varían mucho en las diferentes culturas y entre estas. Por ejemplo, la homosexualidad, que una vez fue considerada como anormal por la profesión médica, ya no es considerada una enfermedad; está ampliamente reconocida como una orientación sexual que está presente desde la niñez.

Los manuales diagnósticos distinguen varios trastornos sexuales: las parafilias (atracciones desviadas) en su expresión extrema son desviaciones socialmente inaceptables de las normas que rigen tradicionalmente las relaciones sexuales; en el fetichismo, la actividad sexual utiliza objetos físicos (el fetiche), a veces prefiriéndolos al contacto con las personas; la pedofilia es una preferencia por la actividad sexual con menores; en el exhibicionismo, una persona muestra por sorpresa sus genitales a extraños y hacer esto la excita sexualmente; en el voyeurismo, una persona se excita sexualmente con la visión de alguien que se está desnudando, que está desnudo o realizando una actividad sexual; el masoquismo constituye la obtención de placer sexual al ser físicamente dañado, amenazado o sometido a abusos; el sadismo, lo opuesto al masoquismo, es el placer sexual de una persona al infligir sufrimiento físico o psicológico a la pareja sexual.

¿Cómo podemos elegir un sexólogo en Málaga? Cuando necesitamos un profesional de este perfil, es fundamental acertar en su elección para beneficiarnos cuanto antes de sus conocimientos y tratamientos adecuados.

A la hora de la verdad, hemos de basarnos en dos aspectos iniciales:

  1. Qué disfunción o problema nos afecta.
  2. Qué perfil profesional necesitamos.

No es lo mismo solicitar apoyo para un asunto de reproducción que para una disfunción o un conflicto de identidad sexual. Existen profesionales especializados y, también, consultas multifuncionales con expertos en cada una de las áreas.

En PLP Psicólogos atesoramos una exitosa y larga trayectoria en trastornos sexuales y psicosexuales. Somos eficaces en multitud de campos, entre ellos:

• Falta de deseo sexual.

• Eyaculación precoz.

• Impotencia o problemas de erección.

• Anorgasmia.

• Parafilias, incluso las más extremas.

• Fetichismo.

• Pedofilia.

• Exhibicionismo.

• Voyeurismo.

• Masoquismo.

• Sadismo.

• Desenganche de dependencia afectiva.

Realizamos nuestro trabajo de manera personalizada, discreta, exhaustiva y solvente. Colaboramos en la corrección de estos problemas con eficacia y rapidez, siempre a partir de un conocimiento y diagnóstico inicial que, de forma individualizada, nos permite establecer las conexiones adecuadas respecto a los distintos condicionantes de cada persona.

Sexólogos Málaga

No sólo pretendemos reflejar en qué campos de la sexología sabemos ayudar. También queremos contar cómo lo hacemos.

Contamos con profesionales altamente cualificados, experimentados y centrados en la resolución de conflictos o dificultades sexuales y psicosexuales.

Contactar con nosotros supone dar un paso adelante diferencial en la resolución de esos problemas de la sexualidad que tanto afectan, pues el conocimiento que manejamos es mucho más amplio que el meramente sexual, con los recursos para la solución planteada es más rápida y certera.

Desde febrero de 1987, hemos atesorado un expediente impecable plagado de casos exitosos con resoluciones positivas.

Cómo trabajamos

Aplicamos un sistema de trabajo adaptado a las circunstancias de cada paciente. A través de las técnicas psicológicas más eficaces, identificando el origen de cada alteración o trastorno.

A continuación, informamos de esta realidad al paciente y aplicamos los tratamientos idóneos para obtener la solución deseada.

Escuchamos siempre a cada paciente y lo atendemos con empatía, naturalidad y criterio certero. Amamos nuestra actividad y llevamos a cabo cada trabajo con vocación de servicio.

Además, dado que contamos con una abultada experiencia, tenemos la capacidad de ahondar en las circunstancias concretas de cada problemática. No hay dos sujetos ni dos trastornos iguales, pero la experiencia es un grado.

Soluciona tus problemas sexuales con expertos

Cuando es necesario acudir a un sexólogo, lo más recomendable es apostar por la calidad, la experiencia, la fiabilidad, la capacidad del gabinete y la trayectoria de éxito. De la elección realizada puede depender la solución o no del problema y, sin duda, el tiempo requerido hasta lograrlo.

Además, contamos con centros bien ubicados y accesibles en el centro de Málaga, Marbella, Sevilla y Granada. Siempre es un valor adicional tener la posibilidad de continuar el tratamiento en otros lugares en caso necesario ya que en nuestro centro realizamos también consultas telefónicas y online.

En definitiva, solucionamos alteraciones y trastornos de la sexualidad de manera fiable, personalizada y eficaz. Somos especialistas con una exitosa trayectoria y ofrecemos instalaciones perfectamente acondicionadas a las normas sobre el Covid-19, así como una incuestionable vocación de servicio. Somos la mejor opción de sexólogo en Málaga.

En PLP Psicólogos® corregimos fetiches, parafilias y otros problemas sexuales. Los tratados más habitualmente son:

La falta de deseo (que pueden tener relación con la depresión y estados depresivos, con experiencia de insatisfacción sexual, con experiencias traumáticas sexuales, con miedo a un mal físico como que pueda generar un infarto la relación sexual o se produzcan taquicardias, o que haya dolor con la relación coital), y corrigiendo el origen del problema, queda resuelta.

La eyaculación precoz (se da en el hombre por nerviosismo o miedo durante la relación sexual,  por falta de práctica o asiduidad, o porque la excitación que le provoca la compañera sea muy fuerte, o por falta de compenetración y comunicación con ella, entre otras posibles causas).

Dificultades de erección o impotencia (se da en el hombre también por nerviosismo, o miedo a que le ocurra, por cansancio, haber ingerido cantidades considerables de alcohol, tenga Diabetes no bien controlada, tenga edad avanzada, no esté suficientemente atraído por su compañera, tenga falta de deseo, tenga mucho estrés, tenga el pensamiento disperso por problemas cotidianos, entre otros posibles).

Anorgasmia (se produce fundamentalmente en la mujer, puede estar entroncada con factores señalados en la falta de deseo. Si es primaria, es decir, nunca ha conocido un orgasmo, damos instrucciones para que en casa a solas y/o con su pareja, sepa qué va a experimentar y cómo conseguirlo, y si es secundaria, llega a veces o ha llegado alguna vez al orgasmo, se procede corrigiendo los factores señalados en la falta de deseo que incidan en ella, y también se le dan las instrucciones indicadas para que lo consiga).

Todos estos problemas se corrigen con eficacia y su rapidez depende de las conexiones con los posibles factores señalados que presente la persona.  Pide cita con tu psicólogo de confianza y te ayudaremos.

Ir arriba