Obesidad y comer compulsivamente

En PLP Psicólogos® corregimos el comer compulsivo desde la primera sesión de tratamiento de la ansiedad.  El tratamiento de la ansiedad resulta fundamental para poder comenzar a adelgazar, de otro modo, la experiencia de la persona con sobrepeso es que ninguna dieta el funciona.  Nosotros no mandamos dietas, simplemente con las instrucciones que damos tras haber eliminado los miedos y el malestar que ocasionan las situaciones estresantes, conseguimos un adelgazamiento eficaz.  Llámanos y te ayudaremos.

Bulimia nerviosa

La bulimia nerviosa es un trastorno caracterizado por episodios recidivantes de apetito voraz seguidos por una purga (vómitos autoinducidos o empleo de laxantes o diuréticos o ambos), regímenes rigurosos o ejercicio excesivo para contrarrestar los efectos de las abundantes comidas.

 Al igual que en la anorexia nerviosa, las personas que tienen bulimia nerviosa son, en general, mujeres; están profundamente preocupadas por su figura y peso corporal y pertenecen a un nivel socioeconómico medio y alto. Aunque la bulimia nerviosa ha sido considerada como una epidemia, solamente un 2 por ciento de las mujeres universitarias, consideradas como el grupo de mayor riesgo, son verdaderamente bulímicas.

En PLP Psicólogos® tenemos la experiencia de corregir todos los casos tratados que han seguido nuestro tratamiento, corrigiendo la compulsión por vomitar desde la primera sesión de tratamiento dedicada a este trastorno, y en sucesivas sesiones corregimos el miedo a engordar y de este modo, los períodos sin apenas comer para llegar posteriormente a los atracones. Llámanos y te ayudaremos a resolver este problema.

Anorexia nerviosa

La anorexia nerviosa es un trastorno caracterizado por una distorsión de la imagen corporal, un miedo extremo a la obesidad, el rechazo de mantener un peso mínimo normal y, en mujeres, la ausencia de períodos menstruales.

Cerca del 95 por ciento de las personas que sufren este trastorno son mujeres. Generalmente comienza en la adolescencia, a veces antes y menos frecuentemente en la etapa adulta. En la sociedad occidental el número de personas con este trastorno parece aumentar.

Su origen parece estar en factores sociales. El deseo de ser delgado es algo muy frecuente en la sociedad occidental y la obesidad se considera poco atractiva, insana e indeseable. Incluso antes de la adolescencia, los niños están al tanto de estas actitudes y dos tercios de todas las adolescentes siguen regímenes o adoptan otras medidas para controlar su peso.

En PLP Psicólogos® tenemos la experiencia de corregir todos los casos tratados, mayoritariamente en un plazo inferior a seis meses.  Si tienes este problema pídenos cita, seguro que te ayudamos.

La búsqueda de la belleza física que de manera continua los medios de comunicación han venido imponiendo desde la mitad del siglo pasado es uno de los motivos de un sinnúmero de personas que, al no percibirse a sí mismas como aptas dentro del canon de belleza predominante, pierden seguridad en sí mismas y se llenan de complejos. No obstante, existen casos extremos en los que el individuo desarrolla una percepción totalmente distorsionada de su cuerpo que no se corresponde en absoluto con la realidad y que acaba degenerando en alguno de los trastornos alimenticios existentes.

Los trastornos alimenticios

Los más extendidos son la anorexia y la bulimia, al mismo tiempo que son más comunes entre las mujeres (un 95% de las personas con anorexia son del sexo femenino, por ejemplo). Ante la presión que ejerce el canon impuesto socialmente y su autopercepción física, el paciente busca la manera de reducir su peso mediante dietas y regímenes extremos que provocan desequilibrios nutricionales severos, o bien su conducta se traduce en atracones que son seguidos por vómitos inducidos.

En nuestro gabinete psicológico hemos tenido la oportunidad de acompañar a varias personas con anorexia y bulimia durante su proceso de recuperación a través del método Psicológico-Persuasivo. Este consiste en una adaptación terapéutica a los problemas del individuo que aporta al mismo una serie de explicaciones cuyo entendimiento por su parte desmonta progresivamente los bloques que conforman el muro mental levantado entre su percepción subjetiva de la realidad y la objetiva. En nuestra experiencia el tiempo medio de recuperación es de aproximadamente unos 6 meses, durante los cuáles, y a partir del primer día, el paciente notará una progresiva disminución de conductas compulsivas como vomitar, así como en el miedo que les produce el solo pensamiento de engordar.

Los trastornos alimenticios tienen fecha de caducidad: otra vida es posible.

Ir arriba