Síndrome de Gilles de la Tourette

El síndrome de Gilles de la Tourette es un trastorno neurológico heredado caracterizado por movimientos involuntarios repetidos y sonidos vocales (fónicos) incontrolables que se llaman tics.  En algunos casos, tales tics incluyen palabras y frases inapropiadas. El trastorno lleva el nombre del médico Dr. Georges Gilles de la Tourette, el neurólogo pionero francés quien en 1885 describió por primera vez a una mujer noble francesa de 86 años de edad con esta condición.

Por lo general, los síntomas se manifiestan en el individuo antes de los 18 años de edad con una temprana aparición en la niñez. Puede afectar a personas de cualquier grupo étnico: los hombres se afectan 3 o 4 veces más que las mujeres. El curso natural varía entre pacientes. La mayoría de los casos son moderados. Generalmente, los primeros síntomas suelen consistir en tics en la cara, normalmente parpadeo. Con el tiempo, aparecen otros tics motores, como movimientos de la cabeza, del cuello, patadas, etc.

A menudo emiten sonidos, palabras o frases ininteligibles. En ocasiones gritan obscenidades involuntariamente (coprolalia) o repiten constantemente las palabras de los demás (ecolalia).  Puede haber conductas automutilantes, como morderse los labios o golpearse la cabeza, pero estas posturas son extremadamente extrañas.

Los tics sensoriales son sensaciones involuntarias recurrentes en las articulaciones, huesos, músculos u otras partes del cuerpo; entre estas sensaciones se encuentra la pesadez, ligereza, vacío, cosquilleo, frío, calor y extrañeza. Se dan al menos en el 10% de los pacientes con ST.

Por otra parte, también se señalan los tics cognitivos que son definidos como pensamientos repetitivos con contenido agresivo que no provocan miedo o acciones neutralizadoras. Se pueden dar en el 66% de los pacientes (aproximadamente).

En PLP Psicólogos hemos obtenido mejoría en movimientos espásticos involuntarios y en emisión involuntaria de sonidos aplicando el Método PLP© para corregir los conflictos encontrados y con hipnosis.  Llámanos y te ayudaremos.

Deja un comentario